Editorial 10. Lolicon

Editorial_10_2_V1.0

Como de costumbre, antes de empezar quiero una vez mas agradecer a toda esa gente que sigue publicando en el blog, y por supuesto a todos los que nos leen todos los días o por lo menos, cuando publicamos algo de su interés particular. También quiero pedir disculpas a las personas que siguen mis artículos por no haber publicado prácticamente nada durante la semana pasada. Recién comienzo en un nuevo empleo y apenas estoy habituándome a los tiempos y necesidades que deberé cumplir. Pero afortunadamente creo que podré seguir con ustedes sin problema a partir de esta semana.

Es probable que este editorial no sea del todo popular. Pues pretende conciliar ciertas ideas que son de por sí polémicas.

No creo que sea necesario abundar en los detalles de lo que se conoce como Loli-complex. Es uno de los matices del anime mas conocidos y controversiales y no en balde. No obstante, alrededor del mismo hay una gran cantidad de hechos mucho menos conocidos.

Para nosotros los occidentales que hemos adoptado el anime y el manga como un medio de entretenimiento, es difícil comprender por qué en su país de origen surge tan a menudo el debate sobre si debe o no prohibirse el Lolicon. Más de una vez se han hecho mas estrictas las regulaciones que lo limitan y cada vez hay una fuerte resistencia. Obviamente, aquellos nacidos en el país del sol naciente lo tienen mucho mas claro.

Existe una clara diferencia entre la simple aparición de menores de edad en las obras anime y manga, y el uso indiscriminado de las imágenes representando a menores evidentemente sexualizadas en favor de la mercadotecnia, en este mismo blog les hemos compartido por ejemplo que ha servido para reclutamiento militar. Y no es ningún secreto que se les incluye en cantidad de medios, no hace mucho se editó un libro en que todos los grandes dictadores de la historia eran representados con chicas anime, y no pocas eran lolis.

Es muy diferente hablar de esto que de los miles y millones de mangas lolicon con situaciones por demás pasadas de la raya, sin embargo, dichas publicaciones no serán nuestro centro dado que se comercializan underground, y se obsequian vía internet, lo que pone un tapujo fuerte en lo que sería la legalidad. No puedes regular lo ilegal, (aunque muchos son de hecho legales) de modo que nos centraremos en la publicidad.

Japón tiene desde hace años una tormenta de problemas relacionados con la cultura sexual de sus habitantes: por un lado tenemos el tremendo rechazo que los orientales están teniendo hacia sus propios estándares de belleza, por otro, la decreciente tasa de natalidad que es en sí misma derivada de otros problemas como la creciente edad en que los japoneses abandonan el hogar y buscan matrimonio, o el hecho de que las relaciones amorosas y sexuales van también en declive (Irónicamente el país es reconocido internacionalmente por tener pocos tabús y una legislación laxa en ese sentido). Y dentro de esta tormenta muy cerca del ojo está el problema que se ha tratado con mayor discreción: las violaciones a menores.

Tuve la oportunidad de conversar con una persona que había sido en su país víctima de este tipo de abusos, y lo curioso es que lo plantea como un problema recurrente, al grado de ser una razón para migrar. Al parecer Tokyo es una ciudad donde puedes dejar sola a tu bicicleta pero no a tu niña. Existen incluso grupos organizados dedicados al acoso sexual en los trenes que tienen predilección por las chicas jóvenes. Esto de acuerdo a las autoridades ha sido propiciado por diversas situaciones: en Japón la edad legal para tener sexo consensual es de 14 años, y de acuerdo a este artículo, hasta un 68% de las víctimas prefieren guardar silencio y solo el 5% pusieron una denuncia. Y tras encuestar a muchas de ellas se encuentra que la violación es culturalmente una gran vergüenza, aún más que en otros lugares y los perpetradores están bien conscientes de esto. De acuerdo a los datos anecdóticos que me ha aportado esta persona (que por razones muy obvias permanecerá anónima) los abusadores se valen de la vergüenza para evitar que sus víctimas resistan o pidan ayuda, e incluso los ayuden a salir impunes en el caso de correr el peligro de ser descubiertos.

¿Y que tiene que ver el lolicon? Pues quizá ustedes no estén aún conscientes de esto, pero en Japón la publicidad hace uso y abuso de las “lolis” en un sentido evidentemente sexual. Si bien mucho mas restringido que el Hentai y el Ecchi, los personajes publicitarios son por definición invitantes. Esto, (y aún está en debate) ha vendido a la población masculina, sobre todo en esta última generación, la idea de que las niñas están ansiosas de la experiencia sexual y de que es correcto tomar ventaja de ellas. Algo similar al debate que tenemos en América sobre ropas provocativas: se les venden a las mujeres como símbolos de status, o de autoestima, pero se les muestran a los hombres como invitaciones, lo que crea situaciones indeseables.

El Lolicon underground sería inofensivo y hasta una válvula si no estuviera plagado de la misma idea, por lo que sirve de refuerzo.

Ahora lo que hace esta situación algo aún mas urgente es el hecho de que está permeando a nuestro continente en una forma por demás vil. La explotación comercial no sólo de la imagen sino de las niñas mismas, ahora vemos modelos de 12 años exhibiendo ropa que en una adolescente de 17 nos parecería de por sí inmoral. Vemos programas de televisión que suponen que es lindo mostrar niñas semidesnudas cantando y bailando contenidos que no comprenden (y si los comprenden es aún peor!!) y que están llamando a muy diversas audiencias. Estos programas, y campañas publicitarias han tenido diversos efectos en la percepción que tenemos de las niñas y de la que ellas tienen de sí mismas. Por lo que las menores han alterado sus comportamientos e indumentarias en una forma que no puedo calificar de sana. Y poco a poco se introduce la idea de que el sexo es correcto a cualquier edad y de que son precisamente las niñas quienes lo buscan.

Entonces el S&M empieza como en la tercera cita no?

Y el anime, el simple anime que usamos para entretenernos es una fuente inagotable de tergiversación de la figura femenina. No podemos negar que incluso fuera de Japón, el Loli vende (incluso poco o nada sexualizado) y entonces encontramos personajes que no representan su edad, a modo de pretexto para emplear su imagen sin levantar controversias:

¿Que? a los 18 tú también parecías de 11

Y no pasaría nada si se limitaran a comportarse como personas de su edad o si las Lolis que sí son menores aparecieran a cumplir su papel y no fueran aparadores para atraer un público cada vez mas depravado. Quisiera estar exagerando pero que exista un anime cuya trama principal se centra en 3 niñas de primaria seduciendo a su profesor sin ninguna sutileza y diálogos que incluyen: “puedes venirte dentro” y escenas como la inserción de un tampón me parece demasiado para considerar a sus creadores y público como gente sensata.

Si he sido negligente en ponerles ejemplos del tipo de imágenes que he descrito y del nombre del anime antes mencionado es precisamente porque no me siento cómodo difundiéndolo.

No es el uso en sí de menores de edad en el anime, es cómo se les trata y qué se persigue con ello y por tanto la influencia que han tenido en las personas, particularmente en la nueva generación. Espero no haber herido susceptibilidades, muchas gracias por su tiempo.

Anuncios

3 comentarios en “Editorial 10. Lolicon

  1. La sexulización de las “Lolis” no se ha limitado solamente en el anime-manga allá en Japon. En occidente, al menos en Estados Unidos las cosas también se están desdoblando bastante, basta con checar alguna de las series que transmite Disney Channel o Nickelodeon para encontrar de que el termina de “adolescente” abarca cada vez una edad mas temprana. Aunque en nuestra vida diaria, la situacion tampoco se salva, ya no es raro encontrar a niñas de 8 hacer cosas de chicas de 15, ya que suelen utilizar ropa cada vez mas reveladora y atrevida o utilizar un lenguaje o jerga cada mas inapropiada de su edad, y no digo esto por algún sentido de Puritanismo ni nada, sino que hay una biología y un momento para que una persona adopte este tipo de comportamiento y contumbres, al menos así lo pienso yo

  2. Pues de ser asi que los creadores de GTA vayan presos en este mismo momento, fomentando matanzas, asesinatos y casos como sicariato. Porfavor…., el lolicon no tiene nada k ver con los abusos a menores y menos en japon donde las japonesas son tan sexys como una rodilla peluda. Si uno se vuelve pedofilo no sera por ver un dibujo donde sale una niña. Yo soy adicto al lolicon y las niñas me repugnan, es mas los odio, en general, sin importar el genero. Las niñas del anime, lolis, no se parecen en nada a las de la realidad. Intente hacer la prueba viendo pornografia infantil en la DW, y os puedo decir que no me volvi pedofilo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s